Melanie Arriagada

¡Buen (a)provecho!

Person überprüft weggeworfene Lebensmittel.
Despilfarro de alimentos , Foto: © picture alliance/picturedesk.com

Melanie Arriagada

Mi receta contra el desperdicio de alimentos

Un menú muy especial contra el despilfarro de alimentos para reconocer la necesidad de tratar nuestros recursos de forma responsable y sostenible, además de actuar de manera activa contra el desperdicio.

En un mundo ya sobregirado en el uso de los recursos naturales disponibles, el desafío de proveer alimentación a una población demográficamente explosiva extrema aún más la necesidad de tratar nuestros recursos de forma responsable y sostenible. Mientras que las pérdidas se generan dentro de la fase de producción, el desperdicio de alimentos aptos para el consumo ocurre netamente en las etapas de comercialización y de almacenamiento en el hogar. Las consecuencias del desperdicio tanto en el comercio como en el hogar hacen precisa la examinación crítica de las prácticas comerciales que las facilitan así como de las actitudes personales que las avalan.
El desperdicio a la carta: El caso de Latinoamérica y España
Según las cifras entregadas por la Organización de la Naciones Unidas, la pérdida y desperdicio afecta anualmente a 1.300 millones de toneladas de alimentos producidos para el consumo humano. A nivel mundial, el 45% de las frutas y hortalizas junto con el 30% del pescado y los cereales aptos para el consumo no llegan a cumplir su función alimenticia. Puesto en una balanza, el desperdicio de alimentos a nivel continental alcanza los 62 millones de toneladas métricas en Europa frente a 17 millones en Latinoamérica. A nivel individual, cada latinoamericano desperdicia anualmente la no despreciable suma de 220 kilos, una cifra relativamente menor si se le compara con los 280 kilos de sus contrapartes europeas.
Considerando que el 60% de estos desperdicios pueden ser rescatados, el despilfarro de alimentos se perfila como una verdadera panacea para articular la lucha contra el hambre a nivel mundial. De acuerdo a las simulaciones realizadas por el Banco Mundial, las calorías desaprovechadas en Latinoamérica constituyen aproximadamente el 15% de los alimentos disponibles para el consumo humano. Estas calorías permitirían a su vez cubrir las necesidades nutricionales de alrededor de 36 millones de personas en el continente, alimentando así a un número ligeramente superior a la población de Perú y cubriendo con creces la demanda calórica de la población en situación de hambre de la región. En España, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) ha estimado que el reaprovechamiento calórico del 5% de los alimentos desperdiciados en el país podría alimentar al total de la población de Málaga por un año, mientras que la reutilización del 42% correspondiente a los alimentos desechados en los hogares españoles permitiría cubrir las necesidades calóricas anuales de 12 millones de habitantes. El desperdicio de alimentos es, en definitiva, un dilema ético y social cuyo principal responsable es el consumidor. Si se considera que en el contexto actual nuestra sociedad lucha por suplir con limitados recursos las necesidades alimenticias de una creciente población, la estrategia de reducción del despilfarro de alimentos debería encarecidamente apuntar a una actitud responsable frente al consumo y manipulación de los recursos alimenticios desde el usuario mismo.
Soluciones locales para un problema mundial
La contingencia de problema del desperdicio de alimentos a nivel mundial ha impulsado diversas iniciativas tanto mitigadoras como educativas que abarcan iniciativas articuladas desde el nivel supranacional al regional. En el contexto español, el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medioambiente (MAPAMA) ha puesto en marcha la estrategia nacional «Más alimento, menos desperdicio» para educar a una población que actualmente ocupa el séptimo lugar en el desperdicio de alimentos de acuerdo a la Comisión Europea.1 La lucha contra el desperdicio de alimentos, entendida como una...

Friedrich+ Französisch

Sie sind bereits Abonnent?

Jetzt anmelden und sofort lesen

Jetzt ganz einfach mit F+ weiterlesen

  • 30 Tage kostenloser Vollzugriff
  • 5 Downloads gratis enthalten

30 Tage kostenlos testen

Mehr Informationen zu Friedrich+ Französisch

Fakten zum Artikel
aus: Unterricht Spanisch Nr. 57 / 2017

Alimentación

Premium-Artikel aus "Unterricht Spanisch" Unterricht (> 90 Min) Schuljahr 8-10